Estudio indica que crisis del ébola agota presupuestos para el desarrollo en África Occidental

cq5dam.web.540.390PNUD – El brote del ébola en África Occidental debilita la capacidad de los gobiernos para recaudar ingresos, aumentando la carga de su deuda interna y externa, y podría hacerlos más dependientes de la ayuda, según el estudio más reciente sobre el impacto socioeconómico de la crisis realizado por el organismo de las Naciones Unidas para el desarrollo.

“Debemos velar por que el brote del ébola no lleve a un colapso socioeconómico”, dijo Abdoulaye Mar Dieye, Director de la Dirección Regional de África del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). “Esta crisis ya está afectando gravemente a los presupuestos y reduciendo el margen de políticas de los gobiernos para realizar inversiones muy necesarias en esferas críticas, como la salud y la educación de sus ciudadanos.” Agregó que las repercusiones de la crisis del ébola se sentirán durante mucho tiempo después de que se haya frenado la epidemia”.

El estudio indica que, en total, los Gobiernos de Guinea, Liberia y Sierra Leona tienen un déficit de 328 millones de dólares de los Estados Unidos para volver a funcionar al nivel anterior a la crisis. Esta brecha se origina por los elevados gastos utilizados en la respuesta a la crisis del ébola y las restricciones fiscales resultantes de la desaceleración de las actividades económicas, como el turismo, la minería y el comercio.

A causa del ébola, en los tres países han aumentado el gasto público en un 30% y se está incrementando el déficit fiscal.

Además, desde el inicio de la crisis, Liberia se vio obligada a abandonar obras de desarrollo de la infraestructura por unos 20 millones de dólares y Sierra Leona por 16 millones de dólares. Recientemente, Guinea ajustó su presupuesto para que reflejara la nueva realidad.

En razón de estas restricciones financieras, los tres países se han volcado al endeudamiento interno y externo y ya han aceptado planes de financiación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

“Estos países dependían en gran medida de la ayuda, pero estaban empezando a tener tasas positivas de crecimiento económico y oportunidades empresariales, diversificación económica  y movilización de recursos internos”, señaló Dieye. “Debemos evitar una situación en que estos países aumenten su dependencia de fuentes de financiación externas.”

El estudio también insta a los Gobiernos y a los asociados nacionales e internacionales a seguir invirtiendo en actividades de desarrollo y a asegurarse de que cada dólar gastado en la emergencia sea una oportunidad para invertir a largo plazo en la comunidad y la economía.

En los últimos diez años, Guinea, Liberia y Sierra Leona tuvieron tasas de crecimiento alentadoras, del 2,8%, el 10% y el 8%, respectivamente, sostenidas por la minería, la silvicultura,  la agricultura y los servicios. Los países estaban comenzando a capitalizar ese crecimiento y aumentar sus inversiones en servicios sociales básicos y redes de protección.

Ahora, debido al ébola, las industrias extractivas y el comercio de bienes y servicios han comenzado a frenarse. Por ejemplo, en Liberia la mitad de las concesiones mineras y agrícolas han reducido sus actividades.

Las exportaciones de frutas y hortalizas del noreste de Guinea a países vecinos se han reducido en un 90%.

La industria de servicios también se ha visto afectada. En Freetown (Sierra Leona), una de las repercusiones más visibles del brote fue el cierre de casi todos los bares, restaurantes y clubes nocturnos. Ello llevó a la principal empresa cervecera del país a reducir sus operaciones, lo que se tradujo en la pérdida de 24.000 empleos a lo largo de la cadena de producción y distribución. Según el PNUD, esta cifra es solo una pequeña parte de la creciente pérdida de puestos de trabajo que, según se prevé, generará la crisis.

Además, en solo seis meses el brote del ébola ha producido una grave disminución de los ingresos familiares, del 35% en Liberia, el 30% en Sierra Leona y el 13% en Guinea.

El PNUD está a la vanguardia de la lucha contra el ébola, movilizando a las comunidades para luchar contra la enfermedad, ayudando a las personas a recuperarse de la crisis y asistiendo a los gobiernos para que sigan prestando servicios básicos y elaboren evaluaciones del impacto y planes de recuperación.

Contacto de información:

PNUD en Nueva York: Nicolas Douillet
Especialista de comunicación Nicolas.douillet@undp.org
Tel. +1.212.906.5937

Anúncios

2 pensamentos sobre “Estudio indica que crisis del ébola agota presupuestos para el desarrollo en África Occidental

  1. Esta necesidad de endeudamiento externo o interno por parte de los países africanos afectados por el ébola, lamentablemente, es una realidad que convierte un grave problema de salud mundial, en albo de constantes críticas por parte de distintas esferas políticas. Existen diversos partidos políticos y actores políticos en el ámbito internacional, que critican las decisiones tomadas, debido a que esta pueda estar generando ventajas políticas y económicas para ciertas instituciones. Aun considerando estas supuestas ventajas económicas con efecto de una fuerte dependencia de los países africanos, sigue siendo inviable no entregar ayuda a dichos países con el fin de erradicar o controlar dicho virus. ¿Habrá otra forma de ayudar a los países africanos sin que se produzcan estas evidentes ventajas políticas y económicas? Es importante tener presente este debate cada vez que leemos una noticia sobre esta epidemia.

  2. Es interesante leer que el PNUD predice una posible crisis socioeconomica en tres países afectados por el Ébola. Sin embargo, un elemento que no tienen en cuenta es la crisis alimentaria como consecuencia de la disminución de la producción agrícola en la región. Mientras la atención está puesta en la prevención, tratamiento y salud pública, relacionado con el Ébola, la reducción en los ingresos de las familias ha generado un cambio sustancial en los bienes que pueden comprar. El cierre de fronteras y mercados, junto con la dificultad que existe para el transporte, generó que el consumo de alimentos fuese de menor calidad y en menor cuantía. Esto tiene consecuencias graves, pues una mala alimentación disminuye las defensas que el cuerpo tiene para defenderse de diferentes tipos de enfermedades, facilitando el esparcimiento de infecciones y virus entre las personas, junto con muchas otras consecuencias. Así, aun cuando la FAO ha distribuido toneladas de alimentos entre los países, es necesario reconocer que este elemento no ha sido tan discutido y tenido en cuenta, como muchas otras dificultades que estos países enfrentan en la actualidad y necesitan una pronta respuesta por parte de organizaciones internacionales y los diferentes gobiernos.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s