Países deben acelerar la adopción de leyes para controlar la epidemia de tabaquismo y evitar un millón de muertes anuales

La aplicación de al menos seis medidas puede revertir la situación y proteger a la población de los efectos nocivos del tabaco 

OPS/OMS – Pese a los avances que se registran en países de las Américas, la epidemia del tabaquismo continuará creciendo si no se acelera la implementación de leyes nacionales de control del tabaco, advierte un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La aplicación de al menos seis medidas puede revertir la situación y evitar un millón de muertes anuales.

El Informe sobre Control de Tabaco para la Región de las Américas 2013, lanzado hoy, resume los avances en la implementación del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), el primer tratado internacional de salud pública que entró en vigencia en 2005 y del cual 29 de 35 países de las Américas son Parte. El convenio obliga a sus Estados Parte a aplicar una serie de políticas y medidas para reducir el consumo de tabaco y proteger a sus poblaciones de la exposición a su humo.

“Los resultados son alentadores ya que en los nueve años que lleva el Convenio en vigor, muchas vidas se han salvado”, sostuvo la asesora regional en tabaco de la OPS/OMS, Adriana Blanco, pero advirtió que todavía “una gran proporción de la población de la región, sobre todo jóvenes, siguen expuestos al humo de tabaco en lugares públicos así como a acciones promocionales dirigidas a incitar el consumo de un producto altamente adictivo”.

En la región hay 145 millones de fumadores (que representan el 12% del total mundial) y se estima que alrededor de un millón de personas pierde la vida como consecuencia del tabaco cada año. “La adicción, enfermedad y muerte asociada al tabaco es perfectamente evitable”, afirmó Blanco.

Según el informe, menos de la mitad de la población está protegida de la exposición al humo de tabaco a través de ambientes 100% libres de humo y apenas un 25% de la población está resguardada de la publicidad del tabaco. Además, en menos de la mitad de los países los paquetes de tabaco cuentan con advertencias sanitarias gráficas sobre sus efectos nocivos para la salud.

Para que los programas nacionales de control de tabaco tengan más impacto, deben incluir intervenciones que no sólo prevengan que los menores de edad comiencen a fumar, sino que alienten también a los fumadores a dejar de hacerlo. “La gran carga de mortalidad debida al tabaco en la primera mitad de este siglo sólo podrá evitarse si se logra que las personas que fuman hoy, abandonen el uso del tabaco”, afirma el reporte.

Asimismo, advierte que la industria tabacalera “sigue direccionando la comercialización y promoción de sus productos a las poblaciones de ingresos bajos, a mujeres y jóvenes, y a su vez está implementando estrategias cada vez más agresivas en contra de las políticas de control de tabaco”.

La prevalencia estandarizada del consumo de tabaco en la población adulta de las Américas es del 22% y varía mucho entre países, desde el 41% en Chile a 7% en Barbados y Saint Kitts y Nevis, señala el informe. Entre los más jóvenes (13 a 15 años) la prevalencia del uso del tabaco varía de 35,1% en Chile a 2,8% en Canadá. La brecha entre niños y niñas fumadores se está acortando en varios países de la región como Argentina, Canadá, Chile, Colombia y Uruguay.

Seis medidas para frenar la epidemia

Exigir el uso de advertencias sanitarias gráficas grandes en los paquetes de tabaco que informen adecuadamente a los consumidores, proteger a los jóvenes del marketing agresivo de la industria tabacalera prohibiendo toda forma de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco; vigilar la evolución del consumo de productos de tabaco; proteger a la población de la exposición al humo del tabaco ajeno; ofrecer ayuda para dejar de fumar, y aumentar los impuestos sobre estos productos, son las seis medidas prácticas, asequibles y alcanzables recomendadas por la OMS para ayudar a los países a implementar medidas específicas del Convenio Marco.

En las Américas, la implementación del convenio ha registrado avances, pero aún enfrenta desafíos:

  • Ya son 17 países que tienen leyes 100% libres de humo de tabaco, es decir que prohíben fumar en ámbitos públicos cerrados y lugares de trabajo cerrados y transporte público Entre 2011 y 2013, se sumaron Brasil, Chile, Costa Rica y Jamaica.
  • Aun así, estos 17 países representan solo el 46% de la población de la Región.
  • Apenas 5 países, que representan un 25% de la población de las Américas, están protegidos de la influencia de la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.
  • La mayoría de los Estados de la región aplican impuestos al consumo de productos del tabaco, pero aún pocos los usan como una medida de salud pública destinada a reducir el consumo. Costa Rica, Ecuador y Panamá han progresado en esta línea e incluso, Panamá y Costa Rica, destinan un porcentaje de lo recaudado con fines de salud.
  • Sólo 16 países requieren advertencias sanitarias gráficas que ocupen al menos el 50% de las superficies principales expuestas del empaquetado. En algunos, como Canadá y Uruguay, ocupan entre el 75 y 80%.

Productos de tabaco con y sin  humo

Por primera vez, el informe aporta información no sólo sobre consumo de cigarrillos sino también sobre otros productos de tabaco tanto fumados como sin humo. Por ejemplo, entre los adultos, el consumo de tabaco sin humo es bajo (varía entre 3,5% en Venezuela y 0,1% en Saint Kitts y Nevis). Sin embargo, en el grupo de consumidores de entre 13 y 15 años los porcentajes aumentan alcanzando por ejemplo el 12,6% en República Dominicana. El consumo de estos productos entre los jóvenes es más acentuado en el Caribe.

“Erróneamente se cree que el tabaco sin humo es una alternativa menos nociva al tabaco de fumar, además de ser menos costoso y de ser visto como una opción en los lugares donde se prohíbe fumar”, advierte el informe. “Por esta razón, no se debería dejar de vigilar la evolución de su consumo”, añade.

El tabaco mata 6 millones de personas anualmente en el mundo y se estima que alcanzará a las 8 millones para 2030 si las tendencias actuales continúan. El tabaquismo es el factor de riesgo común más importante de las enfermedades crónicas no transmisibles como el cáncer, los trastornos cardiovasculares, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas.

La OPS fue fundada en 1902 y es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con todos los países del continente para mejorar la salud y la calidad de vida de las personas de la región. Actúa como la Oficina Regional para las Américas de la OMS y es también la agencia especializada de salud del sistema interamericano.

 

Enlaces:

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s